Somos líderes en todo el mundo

© RE/MAX Altamira

Tu casa con nuevos colores

Dicen los responsables de la empresa de pintura Arts & Claus que el color habla si sabemos escucharlo. En este reportaje intentamos darte algunas claves para que aprendas lo que quiere decir y todo lo que se calla…

Siempre elegante y personal

Con tan sólo una capa de pintura cambiaremos de forma extraordinaria el aspecto de nuestra casa. Si además elegimos un color que se salga un poco de lo corriente, el resultado puede ser, sencillamente excepcional. Uno de los colores más decorativos en nuestras paredes es el negro, utilizado con prudencia en ambientes sobrios o minimalistas.

El gris para los peques

Una elección muy acertada aunque a primera vista cueste entenderlo. Los colores de las habitaciones infantiles y juveniles suelen ser vivos y brillantes y resultan perfectos sobre un fondo neutro como éste. Sin restar protagonismo a los muebles, juguetes y complementos, nos brinda una base de gran calidez que resulta además perfecta para descansar y para estudiar.

El mejor momento para el blanco

Si hasta hace poco tiempo lo único que queríamos era darle una nota de color a nuestras paredes, hoy vuelve la elegante neutralidad del blanco con más fuerza que nunca. Los colores de nuestros muebles y accesorios se multiplicarán milagrosamente gracias a la luz que irradia. Combinando con una pared en un color contrastado como negro, rojo, cobalto verde o mandarina lograrás un efecto muy actual.

La vitalidad del naranja

Utiliza colores cálidos pero fuertes para lograr un tono muy personal. En el caso del naranja o melocotón lograremos crear un ambiente acogedor, mientras que con el amarillo, un color que potencia nuestro buen humor, conseguiremos iluminar ambientes sombríos. Por si fuera poco, dicen los expertos que el naranja ayuda a suprimir la timidez, pero aléjalo de la cocina o comedor: como el rojo, nos hace comer deprisa.

Rojo: pura adrenalina

Decorativo y estimulante, debe ser utilizado con mucha cautela. Perfecto para grandes comedores y espacios de paso e ideal para ambientes muy clásicos siempre matizado con blanco, el rojo puede dar lugar a grandes equivocaciones. Réservalo para espacios pequeños de poco uso o para matizar una habitación blanca, pintando una pared roja como contraste.

Metálicos: sofisticación y vanguardia

Nos ayudarán a dar un toque diferenciador a nuestro hogar, destacando un mueble de especial valor, un cuadro o cualquier objeto de arte. Dorado evenjecido, plata o cobrizo, la pintura metalizada es perfecta para entradas pequeñas o para paredes irregulares, siempre con un espejo o una luz indirecta. NO hay que abusar de este acabado porque es frío y puede dar sensación de opresión.