Somos líderes en todo el mundo

© RE/MAX Altamira

Breve historia de Cantabria

Turismo en Cantabria

¿Has pensado en vivir, veranear, invertir en una vivienda en Cantabria? Desde RE/MAX Altamira queremos ayudarte y para ello vamos a darte varios motivos de peso. En Cantabria no solo contamos con impresionantes playas, bonitas ciudades y pueblos, verdes prados e imponentes montañas. En Cantabria contamos además de con una amplia y deliciosa gastronomía y con una historia que viene de largo y que ha hecho que seamos lo que somos. Tenemos una de las cuevas más importantes del mundo. Pero hay mucho, mucho más… ¿Quieres ver tan solo una muestra? Continua leyendo…

La Prehistoria en Cantabria


Pinturas rupestres de Altamira

Con las pinturas de Altamira, Cantabria se anticipa casi 10.000 años, al gran arte de las civilizaciones orientales, y ofrece al hombre moderno el primer testimonio de la genialidad de la especie.

La esplendorosa manifestación artística que, repartida por las paredes de cuevas y yacimientos arqueológicos se manifiesta en Europa desde el paleolítico medio y superior, logró algunas de sus cumbres expresivas más universales en las entrañas de esta región.

Además de Altamira destacan las maravillas conservadas en las cuevas de Puente Viesgo, El Pendo o La Garma.

Los cántabros


Espátula encontrada en la Cueva de La Garma

Transcurren los siglos y en el primer milenio a.C. hallamos en nuestros valles un pueblo, que los romanos unifican con el nombre de “cántabros”. Grupos primitivos con organización tribal, que viven ya dentro de una cultura del hierro.

Los poblados o “castros” cántabros estaban fortificados con murallas de piedra y puertas bien defendidas. Su feroz resistencia al invasor romano causó asombro en el mundo antiguo, de modo tal que quedó reflejada en los textos históricos y literarios de los autores clásicos con mayor frecuencia e intensidad que la de cualquier otro pueblo hispánico.

Como reliquias cántabras nos han quedado las grandes estelas de Zurita, de Barros o de Lombera, que se pueden ver en el Museo de Prehistoria.

El Imperio romano en Cantabria


Ciudad Romana de Julióbriga

La diferencia de cultura y de técnica entre ambos contendientes lleva forzadamente a la rendición de nuestros indígenas y a la entrada de éstos en el carril civilizador de los romanos. Muchos jóvenes cántabros se alistarán en el ejército del vencedor y Cantabria pasará a ser una parte de la gran provincia Tarraconense, primero, y del convento cluniense después.

El proceso de la romanización de Cantabria estaba ya concluido en el siglo IVdespués de Cristo. Restos de esta nueva situación son las ruinas romanas de Julióbriga y de Camesa-Rebolledo, así como los materiales aparecidos en Castro Urdiales, Santoña y Santander, y las estructuras viarias de las calzadas que aún quedan visibles en determinados trayectos.

 

Los visigodos


Ilustración de Beato del Liébana

Desarticulado el Imperio Romano, los visigodos intentaron reiteradamente someter al pueblo cántabro, sin que sus asaltos ni operaciones de castigo consiguieran tal objetivo.

Fue desde la Tierra de Campos desde donde ascéticos monjes emprendieron otra forma de invasión más pacífica, la de las misiones cristianizadoras, encabezadas por Santo Toribio y San Millán.

El proceso de aculturación romanizadora y religiosa culminó a partir del año 711, con la invasión árabe en la península, acontecimiento que provocaría el repliegue hacia las montañas norteñas de población hispano-romana.

Seguiremos desgranando poco a poco la historia de Cantabria. Y así tendrás más motivos para venir y quedarte.