Somos líderes en todo el mundo

© RE/MAX Altamira

Cómo preparar la vivienda para una buena sesión de fotos

¿Buscando trucos de fotografía inmobiliaria? Se podría escribir más de un libro sobre el tema y hay mucha información interesante a tener en cuenta. Por eso, en este post nos centraremos en la primera fase de todo el proceso.

Puesta a punto de la casa

Digamos que ya tienes la cámara preparada y te dispones a empezar. Pues… espera un momento. Hay un paso previo a las fotos: preparar el escenario. Desde luego que nos ocupará más tiempo, pero merecerá la pena ya que es clave para el resultado final.

Comencemos por el orden y la simetría para hacer más apetecible la imagen. Si el propietario está viviendo en la casa, como profesionales inmobiliarios debemos convencerles para que nos ayuden colaborando en cumplir algunas de estas pautas que funcionan:

En dormitorios, lo ideal será una colcha sin estampados. Así encajará con los gustos de cualquier posible comprador. Puede haber un detalle sobre la cama que evoque bienestar: una manta estratégicamente doblada, un libro, una bandeja con el desayuno… siempre como elemento decorativo que aporte un valor. Puedes inspirarte en fotos de hoteles, de alquiler vacacional o en revistas de diseño de interiores.

Si hay cortinas, por supuesto busquemos la simetría. Y si las vistas merecen la pena, lo mejor será que la ventana esté abierta. Mostrar cómo se ve la montaña desde la cama es más convincente que explicarlo en la descripción.

Las alfombras siempre y cuando queden bien, procuraremos que estén centradas o en armonía con el resto de los elementos.

Cuidemos también todos los detalles como lámparas, cabeceros u objetos sobre la cómoda; todo debe verse impecable.

En salones solemos tener cuadros, retratos, estanterías repletas o juguetes. Despersonalizar es clave, ya que quien observa la fotografía se imagina viviendo ahí y ver cómo ahora lo habitan otros no ayuda. Tratemos de convencer al propietario de que guarde sus objetos personales para la sesión (y también para las visitas).

Sin embargo hay otros elementos que ayudan: plantas junto a la ventana, cojines bien dispuestos en el sofá, una docena de libros o un detalle sobre la mesa auxiliar, son un plus en la estancia para que quien la vea quiera pasar agradables momentos en ella.

En la cocina y los baños es importantísimo despejar todo tipo de elementos de limpieza y aseo personal. Son lugares donde hay balletas, paños, escobas, botes de productos o esponjas que en conjunto saturan la estancia, además de dar sensación de usado. No se puede evitar pensar que es la casa de otro.

No nos olvidemos de imanes en la nevera, notas… ni de la cortinilla del baño, puede romper la estética si no va en la línea de azulejos y mobiliario; si es así, mejor retirarla.

En cambio, un frutero en la cocina, un café humeante o el periódico sobre la mesa, ayudan a despertar lo mejor de nuestros sentidos.

En el jardín o terraza, que no falte el verde. Incluso si solo dispones de un balcón, vístelo con jardineras y si cabe, una mesa con dos sillas o taburetes. Sobre la mesa puedes colocar copas de vino, un picoteo, velas… Se trata de crear una extensión de la casa y hacer acogedor también el exterior.

Los materiales son importantes, y vestir este espacio con telas o cojines aportará calidez. Si además lo podemos disponer todo para que a la hora de hacer la fotografía se vea el cielo, mucho mejor. Tendremos en cuenta que sea a media mañana o por la tarde para que el Sol no dé directamente.

Ahora que ya cuentas con esta pequeña guía para preparar el escenario, pronto podrás ver con nosotros cómo aplicar técnicas para hacer los encuadres y entrar en materia con iluminación y más trucos, así como las aplicaciones de fotografía más útiles que que encuentras hoy día en el mercado.